Deportes | españa | futbol | copa

Real Madrid vence al Atlético de Simeone y gana la Supercopa de España

El equipo blanco venció por penales al Atlético Madrid por 4 a 1 después de empatar sin goles en el partido.

Hace dos meses, gran parte del periodismo y la hinchada madridista veían a Zinedine Zidane más afuera que adentro del banco de suplentes del Real Madrid. Sin embargo, los grandes lo son por algo. Se reinventó, encontró los nombres indicados para volver, de a poco, a ser aquel conjunto que deslumbró a todos, ganando 4 Champions League en 5 años.

Así llegó la Casa Blanca a esta final, donde vio cómo se batían sus dos rivales históricos por el otro lugar. El Barcelona de Messi y el Atlético Madrid del Cholo Simeone protagonizaron un partido en absoluto apto para cardíacos. Koke abrió el marcador, pero Messi y el francés Griezmann dieron vuelta el resultado. Cuando parecía que el culé liquidaba el partido con otro gol del 10 catalán, el árbitro anuló el gol porque el argentino la tocó con la mano. Y a falta de 9 minutos, dos cachetazos de Morata y Ángel Correa volvieron a poner arriba al Colchonero.

Así llegaron, otra vez, los dos equipos más grandes de la capital española. Otra vez el Real y el Atlético, como en las finales de las Champions League de 2014 y 2016, donde se coronó el equipo de Cristiano Ronaldo. Más recientemente, se vieron las caras de nuevo en la final de la Supercopa de la UEFA 2018; esa vez, fue el equipo del Cholo el que sonrió, despachando a su histórico rival por 4 a 2.

Para esta ocasión, el encuentro fue muy batallado, con diversos momentos donde primó la estrategia de uno y otro entrenador. En partes del partido era Zizou quien impartía las condiciones: el Real mantenía la posesión y llegaba a zona de peligro, pero sin poder rematar. Después, el Atleti se acomodaba y conseguía cortar los circuitos de circulación del equipo blanco.

Quizás la jugada de mayor peligro fue ya en tiempo extra, cuando Morata, con pasado madridista, se escapaba solo contra el arquero Courtois. Hacía falta un milagro para frenarlo. No fue un milagro, pero sí un sacrificio digno de mencionar. El uruguayo Federico Valverde, que lo venía corriendo desde mitad de cancha, se tiró directamente a tumbarlo, ganándose así la indiscutible roja directa. Tan entendible fue, que hasta el propio Simeone le dio una palmada cuando el futbolista se dirigía a los vestuarios.

La igualdad no se pudo romper, y el árbitro dijo que penales. Dani Carvajal abrió la cuenta para el Real. Y las cosas empeoraron al instante para el equipo rojiblanco: Saúl estrelló su remate en el poste derecho de Courtois. Después, Rodrygo convirtió también, poniendo a la Casa Blanca arriba por 2 a 0. Ya todo comenzó a irse por la borda cuando llegó el turno de Thomas Partey: esta vez Courtois se hizo gigante y sacó el remate del ghanés. Luka Modric amplió la ventaja, y recién al tercer intento llegó el gol del Atleti, anotado por el inglés Kieran Trippier. Pero ya no había salvación. Como no podía ser de otra forma, el capitán Sergio Ramos se hizo cargo del último remate. Con la calma que le dio la experiencia, amagó primero y, al ver que Oblak se inclinaba hacia su izquierda, le dio un suave toque para enviarla al otro palo.

 

Síganos en Google News