Mariano Saborido: el santacruceño que interpreta al modisto amigo de Eva Perón en la novela del año

Es uno de los personajes revelación de Argentina Tierra de Amor y Venganza
martes, 24 de septiembre de 2019 · 14:01

Mariano Saborido es un santacruceño nacido en la localidad de Puerto Deseado y que ya hace varios años vive en Buenos Aires en búsqueda de nuevas oportunidades. Si bien ya está próximo a recibirse de Licenciado en Ciencias de las Comunicación, el mundo del teatro le ha abierto las puertas y hoy ha logrado un papel importante en una de las novelas argentinas que más éxito ha tenido en los últimos tiempos: Argentina Tierra de Amor y Venganza.

La ficción éxito de Canal 13 cuenta la historia de una venganza entre dos amigos españoles que tras radicarse en la Argentina y una traición en la guerra se disputarán todo para conseguir su objetivo final. La novela está ambientada en los años 30 y ha logrado posicionarse a tal punto que en estos momentos está saliendo al aire la segunda parte de la ficción donde Paco Jaumandreu, el personaje que interpreta Mariano sigue más firme que nunca.

Hace poco en una entrevista, el actor dijo que por sus compromisos no suele viajar mucho a su ciudad natal ya que es una verdadera complicación sobre todo por la poca disponibilidad de tiempo con el que cuenta. "A veces llegar a Puerto Deseado se hace complicado sobre todo por la conectividad. Tengo que viajar a Comodoro Rivadavia en avión y luego por tierra hasta Deseado. Soy muy feliz actuando y con la vida que tengo", señaló en esa oportunidad el santacruceño que promete seguir ganando pantalla.

¿Quién fue Paco?

Francisco Vicente Jaumandreu nació el 27 de agosto de 1919 en Buenos Aires y falleció el 9 de marzo de 1995. Fue un reconocido diseñador de moda y actor que logró entablar una notable relación de amistad con Eva Duarte de Perón. Además, Paco, trabajo como vestuarista en gran cantidad de películas de cine argentino.

Más de

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia