Fama | Pico Mónaco | Pampita | Los Ángeles de la Mañana

Entre Pico Mónaco y Pampita" influía la diferencia de edad, Diana es divertida"

Una amiga de Pico Mónaco dio detalles de la relación de la flamante y ex pareja

Pico Mónaco y Diana Arnopoulos dieron el sí frente al mar, ellos se conocieron en el año 2019 y hubo presentación de ambas familias. "Si me decís que si nos casamos en el primer turno disponible" le habría dicho el tenista.

Tras las restricciones pasaron una luna de miel en Hawai y una super fiesta en París. Una amiga de la pareja estuvo en el piso de Los Ángeles a la mañana " ella es divina y habla perfecto español , hace un montón que están juntos. Es muy divertida, le gusta bailar".

"Pampita a mi me hubiese dado de baja en un minuto si hubiese querido- a la pregunta de si es divertida también-no las quiero comparar" agregó la Milca Gili, la responsable de una inmobiliaria y amiga del deportista. "Hay una diferencia de edad que también influye no es por decir nada de Pampita ya que yo estoy más cerca de ella pero la diferencia de edad influye".

La empresaria dijo que con tanta exposición encontró en Diana lo contrario "van a vivir en Miami".

Mi compañera para toda la vida ❤️ Mr & Mrs Monaco
View this post on Instagram

Mi compañera para toda la vida ❤️ Mr & Mrs Monaco

A post shared by Juan Monaco (@picomonaco) on

Mariana Brey expresó "todos los amigos se enteraron del casamiento a través de los medios, por eso en el informe que marcábamos él recibe el sí y lo comunica a su celular. Ella es espléndida, muy delicada y conquistó el corazón de todos sus amigos, ella le cayo genial". Brey le consultó ¿Tuviste algo con Pico? y Gili aclaró "nunca, no le mandé ni una cajita feliz, él es muy inteligente, sabe de negocios"

Pampita también fue consultada y ella señaló sobre la posibilidad de un bebé entre su ex y la flamante esposa "no voy a opinar de verlo en tapa porque no me corresponde, igual a todas las personas que estuvieron conmigo les deseo lo mejor".

Llegué a Argentina con un cáncer y una quimio. Necesitaba trabajar entonces me fuí a servir café y a sacar fotocopias a una inmobiliaria de cuarta. Me trataron mal, me dijeron que no sabía lo que era un ladrillo. Se me reían en la cara. Yo trabajaba más que los propios dueños, porque llevaba 10 años trabajando en otra cosa y ellos no me enseñaron nada, lo traía aprendido. Después de un año les propuse que me ayudaran a crecer y me dijeron que no. Les dije que entonces tendría que renunciar, y me dijeron que si renunciaba iba a volver llorando a pedirles trabajo, porque me iba a ir mal. Me quedé unos meses más y me fuí sin pelear, sin ocultar mis planes, con el cuerpo débil y el alma a pedazos. Intenté crecer, con la ayuda de nadie y las críticas de todos. Pero con una fuerza de voluntad constante. Me decían que había una inmobiliaria por cuadra. Que no era negocio. Trabajé todos los días, inclusive hasta hoy, que después de 10 años lo sigo haciendo como si no tuviera nada, con el mismo entusiasmo y el mismo compromiso por la gente que si confía en mi. La cultura del trabajo y la vida austera traen muchos más beneficios de los que pensamos. Hoy tengo la inmobiliaria con las propiedades más lindas de Buenos Aires y también tengo mucha salud. Las cosas buenas llevan su tiempo y la recompensa de hacer las cosas bien es infinita. Nunca dejes de soñar y que nadie te diga que no podes hacerlo.
View this post on Instagram

Llegué a Argentina con un cáncer y una quimio. Necesitaba trabajar entonces me fuí a servir café y a sacar fotocopias a una inmobiliaria de cuarta. Me trataron mal, me dijeron que no sabía lo que era un ladrillo. Se me reían en la cara. Yo trabajaba más que los propios dueños, porque llevaba 10 años trabajando en otra cosa y ellos no me enseñaron nada, lo traía aprendido. Después de un año les propuse que me ayudaran a crecer y me dijeron que no. Les dije que entonces tendría que renunciar, y me dijeron que si renunciaba iba a volver llorando a pedirles trabajo, porque me iba a ir mal. Me quedé unos meses más y me fuí sin pelear, sin ocultar mis planes, con el cuerpo débil y el alma a pedazos. Intenté crecer, con la ayuda de nadie y las críticas de todos. Pero con una fuerza de voluntad constante. Me decían que había una inmobiliaria por cuadra. Que no era negocio. Trabajé todos los días, inclusive hasta hoy, que después de 10 años lo sigo haciendo como si no tuviera nada, con el mismo entusiasmo y el mismo compromiso por la gente que si confía en mi. La cultura del trabajo y la vida austera traen muchos más beneficios de los que pensamos. Hoy tengo la inmobiliaria con las propiedades más lindas de Buenos Aires y también tengo mucha salud. Las cosas buenas llevan su tiempo y la recompensa de hacer las cosas bien es infinita. Nunca dejes de soñar y que nadie te diga que no podes hacerlo.

A post shared by MILCA GILI (@milcagili) on

Síganos en Google News