Argentina

Con un topless muy ajustado y escotado, Jimena Barón compartió fotos vintage

Jimena Barón inició con la cuarentena desde que Estados Unidos se incorporó al listado de países de riesgo por el coronavirus. Aprovechando su tiempo, la cantantes encontró una serie de fotos familiares que compartió con sus seguidores. 
jueves, 26 de marzo de 2020 · 23:38

A través de su cuenta de Instagram, Jimena Barón suele compartir su vida diaria. Sin embargo, aprovechó parte de la cuarentena para revisar fotos de su pasado y no dudó en compartirlas con sus seguidores. 

View this post on Instagram

1- las fotos que gustan en Instagram u2728 Y lo que sigue es todo lo que va apareciendo en el caju00f3n de fotos y extrau00f1o mucho. 2- Que mi vieja me haga la comida y recibirla china de felicidad. 3- San Emilio, la casa de mi bisabuela Betty en el campo. Ella vivu00eda ahu00ed sola y nosotros u00edbamos casi todos los veranos. Mamu00e1 confesu00f3 hace unos au00f1os haberme u201cencargadou201d ahu00ed con mi papu00e1. Un pueblito de 12 manzanas, a 17 km de Los Toldos. 4- Los pijamas parties de la u00e9poca del primario. Miru00e1bamos u201cLos cuentos de la criptau201d a las 4 am en HBO. Nos sentu00edamos re grandes. 5- Mis clases de patinaje sobre hielo. Mamu00e1 del otro lado del vidrio mirando y aplaudiendo mis piruetas nuevas. Yo me hacu00eda la que no le prestaba atenciu00f3n pero me hacu00eda sentir tan bien verla festejarme en mu00edmica detru00e1s del vidrio. 6- Vacaciones en familia. Esas justo no fueron felices, tenu00edamos muchos quilombos familiares. Por suerte mi hermana era muy chiquitita y la pasu00f3 mejor. 7- los abrazos fuertes a mamu00e1, que de chica ocurru00edan como si nada y hoy me es mu00e1s difu00edcil andar abrazando. Cuu00e1ndo me hice mas dura? 8- Vivir con mi familia. No puedo ni acordarme cual fue el u00faltimo du00eda que vivimos todos juntos, pero lo extrau00f1o. 9- mi bisabuela Omi que llegu00f3 a cumplir 107 au00f1os, ella se sacaba 5 para parecer mu00e1s joven (explu00edcame la juventud de tener 102 au00f1os en vez de 107). Mi abuelo Vu00edctor, fue el hombre de los huevos de oro que nos ayudu00f3 a todos siempre. 10- hablar con mi viejo. Tenu00eda una honestidad brutal que lastimaba y tambiu00e9n sanaba. Si me atendieras el telu00e9fono y yo te contara el quilombo de cables que tengo en el pecho me resolveru00edas todo en 1 minuto. Diru00edas que no me preocupe, que el mundo es una mierda y nosotros tambiu00e9n y me haru00edas tortas fritas que te dije mil veces que no me gustan pero las hacu00edas igual y las comu00edas vos. Eras un gruu00f1u00f3n y a mi me reconfortaba ver que yo al lado tuyo era Heidi en la pradera y mi ego se contentaba con ver que tu genu00e9tica rabiosa no iba a trascender. Igual te extrau00f1o y amaba que odies a todos y a todo menos a los extraterrestres, y a mu00ed.

A post shared by J MENA (@jmena) on


Junto a una serie de imágenes familiares, Jimena Barón resaltó: “Las fotos que gustan en Instagram. Y lo que sigue es todo lo que va apareciendo en el cajón de fotos y extraño mucho. 2- Que mi vieja me haga la comida y recibirla china de felicidad”. 
Además, detalló: “3- San Emilio, la casa de mi bisabuela Betty en el campo. Ella vivía ahí sola y nosotros íbamos casi todos los veranos. Mamá confesó hace unos años haberme “encargado” ahí con mi papá. Un pueblito de 12 manzanas, a 17 km de Los Toldos”. 


“4- Los pijamas parties de la época del primario. Mirábamos “Los cuentos de la cripta” a las 4 am en HBO. Nos sentíamos re grandes. 5- Mis clases de patinaje sobre hielo. Mamá del otro lado del vidrio mirando y aplaudiendo mis piruetas nuevas. Yo me hacía la que no le prestaba atención pero me hacía sentir tan bien verla festejarme en mímica detrás del vidrio”, indicó Jimena Barón. 


Además, expresó que otra de las cosas que extra son las “Vacaciones en familia. Esas justo no fueron felices, teníamos muchos quilombos familiares. Por suerte mi hermana era muy chiquitita y la pasó mejor”. 
La cantante expresó que el séptimo hecho que extraña de su pasado son “los abrazos fuertes a mamá, que de chica ocurrían como si nada y hoy me es más difícil andar abrazando. Cuándo me hice mas dura?” y “8- Vivir con mi familia. No puedo ni acordarme cual fue el último día que vivimos todos juntos, pero lo extraño”. 


“9- mi bisabuela Omi que llegó a cumplir 107 años, ella se sacaba 5 para parecer más joven (explícame la juventud de tener 102 años en vez de 107). Mi abuelo Víctor, fue el hombre de los huevos de oro que nos ayudó a todos siempre. 10- hablar con mi viejo. Tenía una honestidad brutal que lastimaba y también sanaba”. 


Finalmente, aseguró que “si me atendieras el teléfono y yo te contara el quilombo de cables que tengo en el pecho me resolverías todo en 1 minuto. Dirías que no me preocupe, que el mundo es una mierda y nosotros también y me harías tortas fritas que te dije mil veces que no me gustan pero las hacías igual y las comías vos. Eras un gruñón y a mi me reconfortaba ver que yo al lado tuyo era Heidi en la pradera y mi ego se contentaba con ver que tu genética rabiosa no iba a trascender. Igual te extraño y amaba que odies a todos y a todo menos a los extraterrestres, y a mí”, concluyó.