Mundo | alcohol | MALTRATO INFANTIL |

¡Espantoso! Les dio vino a sus hijas de 2 y 4 años porque no tenía leche

Las niñas se desmayaron por intoxicación por alcohol después de que el padre les diera una pinta de vino.

Dos pequeñas hermanitas fueron hospitalizadas en estado crítico después de ser severamente envenenadas con alcohol en Ucrania. Identificadas como Maryna (4) y Luda (2), fueron encontradas inconscientes en la calle de una villa de nombre Chaplynka, al sur de la región de Kherson.

Según los reportes, las niñas fueron abandonadas en riesgo de muerte después de que su padre Mykola les diera vino para el almuerzo. Se cree que el padre las estaba cuidando mientras su esposa Olga cumplía con un trabajo por la estación, en otra región del país.

El pasado 3 de octubre, informan los medios locales, las niñas le pidieron algo de comer a su padre porque tenían hambre. Entonces Mykola -que en ese momento estaba intoxicado- llenó sus mamaderas con vino en lugar de leche. Poco después, las infantes fueron encontradas cerca de su casa, por lo que relataron algunos vecinos.

Una vecina que vive al lado de Mykola y sus hijas, Tetiana Shotik, dijo: “Las niñas yacían inmóviles en el piso. Intentamos despertarlas, pero no hubo manera. Tenían un fuerte olor a alcohol, por lo que llamamos una ambulancia”; “Antes de eso, las había visto jugando en la calle, cerca de su casa, (...) cantaban algo que no entendía, y parecían inestables de pie”.

El relato de Shotik se vuelve más estremecedor. Asegura que al principio pensó que se trataba de algún juego, a pesar de que la situación era realmente extraña. Pero también dijo haber visto que “tenían mamaderas con un líquido rosa”.

Ambas fueron trasladadas de urgencia al hospital, en peligro de muerte, y diagnosticadas con envenenamiento agudo por alcohol. El jefe de la terapia intensiva del Hospital Regional Chaplin, Sergey Minaev, aseguró: “Las niñas fueron hospitalizadas en coma alcohólico, estuvieron al borde de la muerte. Después de una serie de procedimientos, afortunadamente logramos salvarlas”.

El estado en el que se encontraban las pequeñas hermanas era calamitoso. Según reportaron los médicos, estaban llenas de piojos. Una enfermera aseguró que “estaban negras por la suciedad que tenían. Tardamos dos horas tratando de bañarlas completamente”. Luda tenía un nudo enorme en el pelo, que tomó mucho tiempo desenredar.

Después del incidente, el padre Mykola fue llevado a la estación de policía para interrogarlo. Testigos afirman que el hombre estaba en tal estado de ebriedad que no podía caminar, por lo que tuvieron que llevarlo los policías. En el interrogatorio, el hombre dijo que las niñas tomaron alcohol por su cuenta, que él no sabía nada.

De ser hallado culpable, Mykola podría enfrentar hasta cinco años de cárcel.

Síganos en Google News