Estados Unidos

Dos nenas de 12 años planearon el asesinato de una amiga inspirándose en un personaje de terror

jueves, 24 de octubre de 2019 · 08:39

Dos menores de 12 años fueron acusadas en 2014 de querer asesinar a una amiga de su edad en Estados Unidos. Ahora se descubrieron escabrosos detalles.

El hecho ocurrió en Wisconsin, cuando un ciclista encontró a una nena herida en un callejón. La menor, Payton Leutner, había recibido 19 puñaladas. La herida le dijo a una policía que su amiga Morgan Geyser la había atacado en el bosque.

Los investigadores salieron a la búsqueda de la menor porque pensaban que se podía encontrar en peligro, pero la hallaron junto a otras amigas caminando en la ruta. "Estaban un poco sucias, cubiertas de algunas manchas", dijo una agente a la cadena ABC de Estados Unidos. "Su comportamiento era muy tranquilo. Parecían un poco mansos, por así decirlo", agregó.

Las menores fueron interrogadas y una de las policías dijo que Geyser "está en un departamento de policía y está cubierta de sangre y ... [es como si] este fuera un día normal para ella". Le preguntó a la policía qué había pasado con su amiga Bella, como la llamaba de cariño, quería saber si estaba muerta, “sólo me lo preguntaba”, dijo.

Luego admitió la culpa de una manera sorprendente. "Bien podría decirlo. Estábamos tratando de matarla", dijo Geyser. "Sin embargo, pensé que eventualmente me metería en problemas, porque mamá siempre dice que cualquier cosa que hagas te atrapa eventualmente, y así fue", agregó.

Además, le echó la culpa a otra de sus amigas, Anissa Weier, que le había hablado de un personaje ficticio, Slender Man, que mataría a sus familias si no hacían lo que les pedía. También declaró que un día lo vio en el autobús. La detective Trussoni manifestó que las niñas querían demostrarle a Slender Man que eran dignas de él matando a alguien.

"La llevamos allí y la engañamos ... Le dijimos que íbamos a observar aves", confesó Morgan Geyser. "La gente que confía en ti se vuelve muy crédula, y fue algo triste". Cuando Geyser finalmente la apuñaló en repetidas ocasiones, dijo que no sintió nada, “ningún remordimiento”.

Luego del ataque, la víctima declaró que  Geyser simplemente había parado y se le había quedado viendo. Luego Weier le dijo que traerían ayuda, pero era mentira. 

La menor herida fue operada y se recuperó de sus lesiones. Geyser fue acusada de tentativa de homicidio en primer grado y declarada no culpable por poseer esquizofrenia, pero fue condenada a 40 años de internación en un hospital psiquiátrico. Por su lado, Weier consiguió que rebajaran su acusación a tentativa en segundo grado y después de que un jurado la encontró no culpable en razón de incapacidad o enfermedad mental fue sentenciada a 25 años de confinamiento en una institución mental.