Italia

Venecia sufre la mayor inundación en 50 años: dos muertos confirmados

El agua llegó a subir cerca de 2 metros.
miércoles, 13 de noviembre de 2019 · 07:27

A estas horas, el agua en la ciudad italiana de Venecia alcanzó una altura de 1.87 m, de acuerdo con el centro de monitoreo de mareas. En los registros históricos, tan solo una vez la subida del agua fue mayor: en 1923 comenzó a crecer, para llegar a 1.94m en 1966.

Fotografías y grabaciones mostraron algunos de los sitios turísticos más concurridos completamente inundados mientras la ciudad era azotada por una tormenta. La Plaza de San Marcos -una de las zonas más bajas de la ciudad- fue una de las áreas más afectadas. La Basílica de San Marcos se inundó por sexta vez en 1200 años, según los registros de la iglesia.

Pierpaolo Campostrini, un miembro del Consejo de San Marcos, consignó que cuatro de estas seis inundaciones ocurrieron en los últimos 20 años. La ciudad de Venecia está conformada por más de 100 pequeñas islas, dentro de un lago al noreste de Italia.

En la isla de Pellestrina murieron dos personas, en una pequeña franja de tierra que separa al lago del Mar Adriático. Un hombre se electrocutó mientras intentaba bombear el agua fuera de su casa, mientras que la segunda persona fue encontrada sin vida.

Según el alcalde de Venecia, Luigi Brugnaro, declarará en las próximas horas el estado de emergencia; a su vez, advirtió que la inundación “dejará una marca permanente”. “La situación es dramática. Le pedimos al gobierno que nos ayude. El costo será alto. Esto es resultado del cambio climático”, escribió en Twitter.

Claro que muchos comercios se vieron afectados. Mesas y sillas se vieron flotando afuera de los bares, cafés y restaurantes. En los locales de venta, los empleados intentaban mover las cosas fuera del alcance de agua, para prevenir mayores daños.

Un proyecto para evitar estas tragedias está en tratamiento en Italia desde 2003, pero está prácticamente varado. El plan proyectaba construir un número de puertas flotantes alrededor de la ciudad, para protegerla durante las épocas de marea alta.