Bolivia

Los hijos de Evo Morales vuelan hacia Argentina

Se espera que Evaliz Morales Alvarado y Álvaro Morales Peredo lleguen a las 15:47 hora local.
sábado, 23 de noviembre de 2019 · 11:44

A través de su cuenta de Twitter, el ministro del Gobierno interino de Bolivia, Arturo Murillo, informó que por orden de la presidente Jeanine Áñez, se les brindó “seguridad” a los hijos de Evo Morales para salir del país. Evaliz Morales Alvarado y Álvaro Morales Peredo embarcaron en un vuelo de Latam con escala en Lima. Se espera que lleguen a las 15:47, hora local. Su padre, el ex presidente boliviano está en México.

La publicación dice: “Por instrucciones de la señora presidenta Jeanine Áñez dimos todas las seguridades a los hijos de Evo Morales para salir del país, esta madrugada abordaron un avión de Latam. Cuidamos la familia, los hijos no responden por los crímenes de los padres”.

A su vez, Murillo incluyó en el tuit fotos de las tarjetas de embarque de Evaliz y Álvaro Morales. El avión salió de La Paz, hará escala en Lima y su destino final será el aeropuerto de Ezeiza. Se sabía que los hijos del ex presidente boliviano estaban en la embajada de México en La Paz y que habían solicitado un salvoconducto para salir del país.

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, ya había ofrecido la posibilidad de que Evo Morales se trasladara a nuestro país. “El día que llegue a la presidencia será un orgullo recibir a Evo Morales en la Argentina, a él y a Álvaro García Linera”, sostuvo el 14 de noviembre pasado.

Morales no tardó en responder: “No pierdo la esperanza de volver en cualquier momento. Si me acerco a Bolivia mediante Argentina, mejor todavía. Lo estamos analizando. Vamos a esperar que pase un poco más de tiempo para retornar a la Argentina o a Bolivia para seguir esta lucha”.

Bolivia pasa por su peor crisis en 16 años tras las elecciones generales del 20 de octubre. Con 13 años en el poder, Morales fue proclamado vencedor pero la oposición alegó fraude y encendió las calles contra el líder indígena. La OEA también encontró irregularidades en el proceso que había desembocado en un nuevo mandato de cinco años del entonces presidente.

Sin embargo, Morales se vio forzado a dimitir el 10 de noviembre, presionado por las protestas y luego de perder el apoyo de las fuerzas militares y la policía. El ex presidente partió al exilio denunciando un golpe de Estado, mientras sus leales lanzaron una contraofensiva que hundió en el caos a buena parte del país.