Corea del Sur

Dos estrellas del K-pop van a prisión por abuso sexual

Uno de ellos, además, filmó el momento y lo compartió con un grupo de chat.
viernes, 29 de noviembre de 2019 · 07:29

En un escándalo que ya lleva su tiempo, el cantautor de 30 años Jung Joon-young y el músico Choi Jong-hoon, de 29, fueron condenados este viernes de abusar sexualmente a una mujer incapaz de resistirse, según confirmó la Corte del Distrito Centro de Seúl. Además, Jung fue hallado culpable de filmar a mujeres en contra de su voluntad y de compartir material sexual explícito en un grupo de chat online.

La corte condenó a Jung por 6 años y a Choi por 5. Ambos deberán completar 80 horas de un programa de tratamiento contra la violencia sexual.

Las acusaciones por estos crímenes ocurrieron por primera vez marzo, en el caso conocido como el “Escándalo del Burning Sun”. El club Burning Sun, localizado en el barrio exclusivo de Gangnam de Seúl, fue presuntamente un sitio donde hubo sobornos, violencia contra los clientes, concesión de prostitutas para clientes VIP, violaciones, y tráfico y consumo de estupefacientes, aseguró la Policía Metropolitana de Seúl.

La policía surcoreana confirmó que Jung y Choi eran dos de los 10 miembros que tenía este grupo de chat online. Días después, Jung fue arrestado, y después de admitir los cargos pidió disculpas a las víctimas.

La investigación sobre Jung se desprendió desde otra que había iniciado antes, contra otra estrella del K-pop, Seungri. El ídolo de The Big Bang, que supervisaba el club Burning Sun, fue acusado de proveer mujeres para prostitución, además de encontrarse también en el grupo de chat. En marzo, el artista de 28 años anunció su retiro de la industria, alegando que lo estaban “tratando como enemigo de la nación durante la investigación”.

Estas explosivas revelaciones forzaron tanto a Corea del Sur como a su multimillonaria industria del entretenimiento a reconocer y analizar sus actitudes hacia las mujeres. En tan solo un mes, cuatro grandes estrellas se disculparon y anunciaron su retiro de la industria, después de que se los encontrase conectados al dichoso grupo de chat, que refleja un problema mayor en el país con respecto a las grabaciones ilícitas y el voyerismo.

En el mismo mes, una investigación independiente dio con el dato de que más de 1600 personas habían sido grabadas secretamente en moteles, con el material transmitido en vivo a más de 4000 clientes.

Esto ocurre después de que decenas de miles de mujeres salieran a las calles de Seúl en 2018 para manifestarse bajo el slogan “Mi vida no es tu pornografía”.