México

¡Increíble hallazgo en México! Desentierran restos de 14 mamuts

Estaban en trampas de cazadores, lo que implica un hito en el estudio de la prehistoria.
viernes, 08 de noviembre de 2019 · 07:27

Oficialmente, la localidad de Tutlepec, 40 kilómetros al norte de Ciudad de México, se convirtió en tierra de mamuts. Es así desde febrero, cuando unos trabajadores del municipio intentaban construir un basural y, al excavar unos cinco metros, dieron con restos óseos. El recuento final llega a 824 huesos, pertenecientes a 14 mamuts.

Según Luis Córdoba, investigador de la Dirección de Salvamento arqueológico del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), a cargo de la excavación, los huesos “son de hace aproximadamente 15.000 años”.

Tanto tiempo de trabajo de los arqueólogos, más de 10 meses, han revelado otro hecho inédito: por primera vez han sido encontrado huesos de mamuts dentro de trampas excavadas por cazadores. Una novedad que cambia la forma en la que se ha pensado la relación entre los humanos y estos paquidermos.

Y es también todo un hito para México. La gran cantidad de restos óseos encontrados que pertenecen a este legendario paquidermo le abre la puerta al país norteamericano para ingresar en la lista de Megasitios de Mamut, donde se encuentran países como Rusia o Estados Unidos, en los que se han hallado cientos de huesos.

Con respecto a dónde los encontraron, este hallazgo significa una división de aguas en el estudio de la prehistoria, aseguran desde el INAH. Las excavaciones hablan por primera vez de la forma en la que los pobladores de hace 15.000 años se relacionaban con estos animales, cómo los cazaban con el fin de alimentarse.

“Este hallazgo cambia esa escena azarosa y eventual que los libros de texto manejaban sobre la caza del mamut: la de un animal al que se atacaba únicamente cuando caía en un pantano”, celebra Pedro Sánchez Nava, coordinador de Arqueología del INAH.

Y termina Córdoba: “Hasta ahora se pensaba que los espantaban para que cayeran en un pantano o que esperaban a que murieran, pero nunca se sugirió un ataque directo”, asegura Córdoba, “aunque aquí está la prueba de que sí hubo ataques directos”.

Más de