Uganda

¡Increíble! Contratarían a un hombre para fabricar un repelente de insectos por su insólita manera de matarlos

El individuo asegura poder matarlos con sus… flatulencias.
miércoles, 11 de diciembre de 2019 · 11:37

Joe Rwamirama, de 48 años, oriundo de Kampala, Uganda, fue contratado por una empresa que utilizará sus gases intestinales para fabricar un repelente de mosquitos. Se debe a que Rwamirama tiene una muy particular manera de matar a estos insectos: los asfixia… con sus flatulencias.

El hombre asegura que en su aldea, nadie jamás ha contraído malaria porque sus “poderes” noquean a los mosquitos que se encuentren en un radio de aproximadamente 10 kilómetros. De ser verdad, el poder de las “bombas” de Rwarimara serían superiores a, por ejemplo, el poder de destrucción de la bomba atómica que destruyó Hiroshima en 1945.

Un barbero local llamado James Yoweri aseguró: “Es conocido en toda la ciudad como el hombre que puede matar mosquitos con sus pedos”. “Cuando Joe está cerca, sabemos que los mosquitos van a desaparecer”, agregó.

Además dijo que Joe es “muy respetuoso” de la gente a su alrededor, y que solo utilizará su “don” cuando haya mosquitos cerca que transmitan la malaria. “Sus flatulencias se deshacen de esta enfermedad”.

Un jefe local, que conoció a Joe durante muchos años dado que crecieron juntos, aseguró que lo trajo a su casa durante la temporada de malaria, y nadie contrajo la enfermedad. A su vez, concedió: “Escuché del ‘don’ de Joe, y lo traje a casa para que me ayudara a expulsar a los mosquitos que habían infestado el terreno”.

Por su parte, el protagonista de esta historia confesó: “Me alimento de manera normal como cualquier otro, pero ningún insecto puede siquiera apoyarse en mí; ni siquiera una mosca”. Huele y se baña todos los días como un hombre normal, asegura, y sus “expulsiones” huelen como las de cualquier otra persona, “pero solo son peligrosas para los insectos pequeños, especialmente mosquitos”, aclaró.

Sobre el producto que se va a fabricar con sus gases intestinales, se dio un momento para bromear: “¡Imaginate comprar un repelente spray con mi cara impresa!”. De todas formas, la empresa que tendría pensado contratarlo aún no fue identificada.

Más de