Inglaterra

Después del museo del pene, se inauguró el museo de la vagina

El primer museo de la Vagina fue creado en Londres y busca romper con los preconceptos que giran en torno a los genitales femeninos.
domingo, 08 de diciembre de 2019 · 13:16

Con números alarmantes que develan la ignorancia con respecto a la vagina, como la ubicación de la uretra o el clítoris, revelados por encuestas en Inglaterra. Sumado al tabú que gira en torno al conocimiento y autoconocimiento de los genitales femeninos, la divulgadora científica Florence Schechter decidió abrir el primer museo de la vagina del mundo.

Además, ya existe uno destinado al conocimiento del pene en Islandia y la presentadora de televisión no quiso ser menos. Es por eso que organizó el museo en Camden Town, Londres, para poder dar a conocer el sistema sexual femenino, algo que todavía es tabú en sociedades que se precian de ser "desarrolladas".

La divulgadora ya se encontraba realizando charlas en años anteriores referidas al mismo tema, fue en ese contexto que cayó en la cuenta de la necesidad existente en la sociedad. “La gente está desesperada por saber más de estos asuntos, ya que es algo que les importa, pero luchan por encontrar un espacio seguro e inclusivo en el que tener estas conversaciones”, comentó.

Por otra parte, el museo que abrió sus puertas a fines de noviembre permanece abierto de lunes a domingo y su acceso es libre y gratuito. Es que, en tren de buscar divulgación, el nivel de poder adquisitivo no puede ser condicionante. Por eso, el espacio está en pie gracias a colaboraciones individuales que lograron ascender hasta 50 mil libras.

Por otra parte, Sara Creed, otra de las encargadas del museo, sintetiza la función del mismo de la siguiente manera. “Los mitos y leyendas que rodean a la anatomía ginecológica han perpetuado una ‘norma’ según la cual esta zona del cuerpo debería verse, oler y saber de cierta manera, y hasta cómo sus dueños y el resto deberían interactuar con él. Esto, cuando se añade a una falta de conocimientos anatómicos básicos, deja a la gente con vaginas y vulvas en el preocupante escenario de no saber cómo relacionarse con sus cuerpos. Mi esperanza es que esta exposición marque el inicio de ese cambio de mente, y comience una conversación al respecto”, aseguró la mujer.

  

Más de