Mundo | Francisco | apariciones | años

El papa Francisco jubiló a Monseñor Peric, quien consideraba que las apariciones no eran auténticas

Por superar el límite de edad, el papa Francisco jubiló a monseñor Ratko Palic y lo reemplazó por un croata de 48 años.

El papa Francisco nombró al croata Petar Palic de 48 años, un obispo integrante de la diócesis Mostar Duvno, en Bosnia y Herzegovina para reemplazar a monseñor Ratko Peric, debido a su avanzada edad. Peric consideró durante todos sus años de mandato que las apariciones de la Virgen no eran auténticas.

Desde hace 39 años en esta diécesis se debate uno de los temas centrales de debate en la iglesia católica y se refieren a las presuntas apariciones marianas. Estas nunca fueron pronunciadas oficialmente por el Vaticano.

Estas apariciones son las más nombradas por los fieles y son de las que más abundan a lo largo de la historia. Según el reciente libro "Medjugorje, la verdadera historia" de Saverio Gaeta, hasta el 25 de junio de este 2020 se calculan unas 51.480 apariciones.

En este marco, el Vaticano nombró al cardenal Camillo Ruini para que lidere una comisión al respecto y esta determinó que únicamente las primeras 7 apariciones serían auténticas y el resto serían dudosas. Pese a la palabra oficial, Peric jamás ocultó su negación, sino que incluso la plasmó en un artículo titulado: "Las “apariciones” de los primeros siete días en Medjugorje". Esto generó mucha polémica entre los fieles y los presuntos videntes de las apariciones.

“La posición de esta Curia por todo este periodo ha sido clara y resuelta: no se trata de verdaderas apariciones de la Beata Virgen María”, sentenció y lo fundamentó de la siguiente manera: "Si la verdadera Virgen, Madre de Jesús, no se apareció (como de hecho no sucedió), entonces hay que aplicar a todo las siguientes fórmulas: “presuntos videntes”, “presuntos mensajes”, “presunto signo visible” y “llamados secretos”".

Según el religioso, las figuras femeninas que se les "aparecieron" a los creyentes tiene un comportamiento "completamente diferente a la verdadera virgen, Madre de Dios".

"Normalmente no habla primero; ríe de manera extraña; ante ciertas preguntas desaparece y después vuelve; obedece a los “videntes” y al párroco que la hacen bajar de la colina a la iglesia contra su voluntad. No sabe con certeza por cuánto tiempo aparecerá; permite que algunos presentes pisoteen su velo extendido por el suelo, que toquen su vestido y su cuerpo. Esta no es la Virgen evangélica”", concluyó.

FUENTE: Ambito
Síganos en Google News