Mundo | vacuna | Oxford | coronavirus

Vacuna de Oxford: otro voluntario presentó efectos adversos

Los ensayos de la vacuna de Oxford contra el coronavirus fueron nuevamente suspendidos por un trastorno neurológico inexplicable en un segundo voluntario.

Este domingo 20 de septiembre los ensayos clínicos de la vacuna contra el coronavirus de la Universidad de Oxford se vieron nuevamente suspendidos luego de que un voluntario presentara efectos adversos graves. Se trata de una voluntaria británica que tuvo que ser trasladada al hospital de urgenca por un trastorno neurológico inexplicable. Se sospecha de una inflamación en la médula espinal.

La campañía farmaceútica británica AstraZeneca, que posee los derechos de la vacuna, anunció en horas de la noche del sábado que se detuvieron la totalidad de los estudios de manera indefinida, hasta que no se defina si el efecto secundario neurológico de la paciente estuvo relacionado con la aplicación de la vacuna. De esta manera, ninguna otra persona recibirá la vacuna hasta que se aclare la situación, de acuerdo con lo informado por el Daily mail Online.

Según el informe presentado por la farmacéutica, "una revisión independiente", reveló que tanto en el primer caso, como en el actual "se consideró poco probable que estas enfermedades estuvieran asociadas con la vacuna, o bien que no había pruebas suficientes para decir con certeza que las enfermedades estaban relacionadas o no con la vacuna".

Si bien actualmente no hay una versión oficial de la reacción de la joven voluntaria, AstraZeneca expresó que se trató de una "reacción adversa grave". Por su parte, el informativo estadounidense The New York Times citó a una fuente que aseveraba que la paciente sufrió una inflamación en la médula espinal, es decir, una mielitis transversa, la cual puede ocasionar una parálisis permanente en algunos casos. Este trastorno inflamatorio puede ser desencadenado por una serie de causas, entre las que se incluyen las infecciones virales, que es prácticamente lo que hace una vacuna.

Cabe destacar que la vacuna contra el coronavirus de la Universidad de Oxford es, entre todas las vacunas que están en fase de pruebas en el mundo, la que más cuenta con la confianza de la Organización Mundial de la Salud.

Síganos en Google News