Cuadernos de la corrupción: la Cámara Federal avaló los dichos de los arrepentidos

El tribunal rechazó las apelaciones planteadas por varios imputados. El Tribunal Oral definirá si las declaraciones son válidas para probar los delitos que se investigan.
lunes, 21 de octubre de 2019 · 12:00

En el marco de la causa de los cuadernos de la corrupción, un grupo de empresarios y ex funcionarios habían apelado la valoración del juez Claudio Bonadio sobre los dichos de los arrepentidos en el marco de la causa de los cuadernos y sus derivadas. La Cámara Federal decidió rechazar esos planteos. El tema, según la Cámara, no es apelable porque no provoca “un gravamen irreparable” a la investigación y porque interpretó que los recursos eran una manera “elíptica” de cuestionar la prueba.

“La defensa pretende discutir por vía elíptica la valoración que, de la prueba recolectada en autos -específicamente de las declaraciones de los imputados que han optado por colaborar en el marco de la ley 27.304-, se ha efectuado en las decisiones adoptadas con relación su pupilo; circunstancia esta que excede el marco de esta incidencia y principalmente el sentido del resolutorio apelado”, sostuvo la resolución de los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi.

Los planteos los había hecho el ex  jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina, su colaborador Martín Larraburu, el ex secretario privado de la ex presidenta Isidro Bounine, el empresario de Electroingeniería Gerardo Ferreyra y por el empresario Gustavo Dorf y Daniel Blanco, ambos imputados en la causa por lavado de dinero de Daniel Muñoz. Pero también por los empresarios imputados en la cartelización de la obra pública como Tito Biagini, Hugo Kot y Miguel Ángel Marconi, María Rosa, Gerardo y José Cartellone y Mauro Guatti.

Con esta respuesta, será ahora el Tribunal Oral Federal 7, a cargo del futuro debate de cuadernos, el que tendrá que decidir si se pueden probar los dichos de los que se transformaron en imputados-colaboradores. De ser así, los arrepentidos recibirán el mínimo de la pena por el que llegaron a sentarse en el banquillo de los acusados.

Más de