Torturada, violada y asesinada

Casi tres años después, comenzará el juicio por brutal violación y femicidio en Salta

El hecho ocurrido el 3 de marzo de 2017, tiene como presuntos responsables a cinco hombres y dos mujeres, una de ellas, menor de edad.
lunes, 18 de noviembre de 2019 · 09:21

Los tiempos de la justicia suelen ser esquivos para ciertos acontecimientos. Es que, si bien en algunos casos se suele actuar de manera urgente, hay otros hechos en los que los procesos para poder iniciar un juicio son lentos y llevan años.

En esta ocasión, pasarán casi tres años antes de que comience el juicio por un femicidio perpetrado a una adolescente en Salta en el año 2017. El juicio empezará en febrero del año próximo y los imputados en la causa son Julio César Monasterio, alias "gordo Julio"; Norberto Silvestre, alias "Chiqui"; Carlos Alfredo Agüero, alias "Chury"; y Juan Reynaldo Álvarez, alias "el viejo". Por otra parte, se encuentran imputadas en la causa dos mujeres, una de ellas menor de edad en el momento del crimen. Se trata de Marisel Griselda Urzagaste.

Los hechos reconstruidos indican que Daniela Paola Guantay, de 17 años, había sido secuestrada por los imputados y trasladada a la casa de Álvarez. Una vez en el domicilio ubicado en el barrio 17 de octubre, en la zona norte de la ciudad de Salta capital, la menor fue atada a una silla y sometida a reiteradas vejaciones.

Según se pudo constatar, se acusaba a Guantay el haber robado droga a los acusados y es por eso que Álvarez había jurado venganza. Así, con las manos detrás de la silla y bajo efectos de estupefacientes, la víctima recibió ataques de todos los imputados, cada uno a su turno.

La brutalidad del ataque lo demuestra la confirmación de que la menor recibió golpes, cortes en el cuerpo, abuso sexual con acceso carnal y fue prendida fuego. Después de ocasionarle la muerte, los acusados llevaron el cadáver a la vera del rio Mojotoro, en el mismo lugar donde se supo que Álvarez intercambiaba droga por favores sexuales.

Los hechos fueron reconstruidos por testigos de identidad reservada. Los mismos aseguraron que Álvarez había jurado la venganza para con la menor por el supuesto robo. "Le iba a cortar las manos a Daniela, por ladrona", declaró el testigo.

  

Más de