Buenos Aires

Relatos de desesperación: testimonios de los alumnos heridos en la tragedia Lezama

Esta mañana se supo la terrible noticia del vuelco de un micro de larga distancia que transportaba niños. Dos niñas murieron y 32 fueron trasladados al Hospital Municipal de Chascomús.
jueves, 28 de noviembre de 2019 · 22:38

El hospital fue notificado y rápidamente activó “El protocolo de emergencia Sanitaria”, el cual es controlado por el Ministerio de Salud de La Provincia. Dicho protocolo consiste en asistencia médica y psicológica a las víctimas y sus familiares. Un helicóptero realizó los traslados de los niños al Centro de Salud. También intervinieron Defensa Civil, Policía Federal y Bonaerense y Bomberos.

Relato de Nahiara: cuando el Micro volcó ella estaba durmiendo, sin embargo cuando tomó conciencia de lo que estaba ocurriendo rápidamente ayudó a rescatar a sus compañeros, luego que pasó la adrenalina del momento se paralizó y se desmayó. Tamara, Su mamá viajó hasta el lugar con la noticia de que su chiquita estaba bien, sin embargo el viaje se le hizo larguísimo.

A la altura de Lezama, un micro de la empresa Silvicar volcó a la altura del kilómetro 141 de la Ruta 2. El micro transportaba 43 niños, 6 adultos, dos coordinadores y 2 choferes.

Relato de Dylan: según cuenta su madre, él estaba muy emocionado por el viaje, no podía dormir pensando en todos los juegos en los que iba a poder participar cuando llegase al destino. Antes del vuelco, el pequeño sintió como se tambaleaba el micro y sólo atinó a agarrarse de fierro y quedó colgado. Luego ayudó a sus compañeros a salir por la ventana del techo e insultó al chofer. Ya en el Hospital, el joven le pidió el celular a una enfermera para llamar a su madre y decirle que estaba bien, que sólo tenía golpes y raspones en la cara. Su madre estaba aliviada pero estaba desesperada por verlo.

Relato de Federico: él cree que el micro iba en contramano, no recuerda cómo lo sacaron, sólo sabe que el mundo se le venía abajo. Federico tiene puesto un cuello ortopédico, un golpe en la cabeza una pequeña fractura en el dedo gordo de su mano derecha. El pequeño le confesó a su madre que no quiere volver a viajar en micro.

Otros chicos testificaron que el transporte iba muy rápido, algunos se encontraban atrapados sin poder salir y otros no querían salir del vehículo por el miedo que tenían. Llantos, gritos y sangre son algunas de las cosas que no podrán olvidar. Estos chicos se encontraban yendo yendo a Mundo Marino como viaje de egresado del primario.

Fuente: Infobae