Nacionales | Alberto Fernández | gobierno |

Después del acuerdo entre Fernández y Larreta, anoche retiraron las rejas de Plaza de Mayo

En el marco del acuerdo al que habían llegado el Jefe de Gobierno y el Presidente electo, anoche comenzaron los trabajos para retirar las rejas de la histórica plaza.

La reunión que mantuvieron días atrás el presidente electo, Alberto Fernández, y el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en las oficinas que el primero tiene en Puerto Madero, logró cerrar un acuerdo para que se retiraran las polémicas rejas colocadas en el año 2018 en plena Plaza de Mayo. Estas habían sido instaladas para "resguardar el patrimonio histórico" y mantenían separadas la Casa Rosada del resto del espacio público.

No sin escándalo, la oficialización legal por medio de la legislatura porteña fue obra y gracia de la mayoría automática que detentaba Cambiemos por aquellos días. Pero las cosas cambiaron después del 27 de octubre y la victoria del Frente de Todos a nivel nacional, ahora el próximo gobierno quiere darle otra impronta a la imagen de su quehacer político.

Según pudo saberse, el equipo de Fernández está preparando una concentración en la mítica plaza para el día de mañana, posteriormente a la jura del peronista como nuevo presidente. En el lugar, se espera una multitudinaria convocatoria en la que serán de la partida las columnas de militantes divididas por agrupaciones y las centrales de trabajadores.

Desde el equipo del nuevo gobierno, se busca generar una imagen completamente diferente a la del gobierno saliente. La cercanía con el pueblo es una marca identitaria que debe quedar plasmada desde el día cero, esa diferencia apuntalada en la afinidad popular de un gobierno peronista.

De esta manera, el acuerdo de retirar las rejas y liberar el espacio que impide el acercamiento a la Casa Rosada, es un requerimiento estratégico del nuevo gobierno. Al respecto, resalta el éxito de la diplomacia política en la discusión sobre el tema, algo que no pasó en el momento de la colocación de las mismas.

Es que en el año 2018, cuando se dispuso la colocación de las rejas, la oposición al macrismo denunció la ilegalidad de la medida y un juez dio lugar al pedido. Inmediatamente posterior al fallo, la legislatura transformó en ley la colocación de la barrera permanente. Por otra parte, el argumento de la instalación era sustituir el vallado que se había emplazado en el año 2001 a raíz de los disturbios y nunca se habían retirado.

Ahora, sin que una polémica reine alrededor de la contramedida, el gobierno de Rodríguez Larreta parece no querer empezar con peleas una transición de gobierno que encontrará al partido opositor en ciudad, en el mando de la Rosada.

 

Síganos en Google News