Villa Gesell

Cayeron tres balcones de un edificio en Villa Gesell

Fue en un edificio frente al mar. Afortunadamente no hubo heridos.
lunes, 6 de enero de 2020 · 10:53

Asombro es lo que inundó las últimas horas de Villa Gesell debido a la caída de tres balcones. Si bien no hubo que lamentar heridos, reapareció en la agenda de la zona la falta de mantenimiento de los inmuebles dedicados al turismo.

El derrumbe tuvo lugar a media mañana del domingo, en medio de una potente lluvia. La causa cayó en manos del fiscal Juan Pablo Calderón, titular de la Unidad Funcional de Instrucción Descentralizada 4 de Pinamar.

Por el momento, la Justicia está abocada a decidir qué hacer con el edificio y qué medidas de seguridad tomar, más allá de que por ahora fueron desalojados todos los departamentos afectados.

Para tomar una decisión, Calderón deberá esperar por los informes técnicos de bomberos voluntarios y de la policía científica, aunque la el expediente podría terminar en otro fiscal. Como medida preventiva también se clausuraron los balcones de todo el complejo.

Al no registrase lastimados, seguramente, se configure un delito civil que podría ser una estrago culposo. El rol del Municipio, a cargo de las inspecciones, también está bajo la lupa.

El edificio en cuestión se llama Gufi Yiyo. Está ubicado en Avenida Costanera al 69. El accidente tuvo lugar en el costado frente al mar. La salida de ese perfil quedó cerrada y los inquilinos deberán usar una puerta alternativa. Las actuaciones de los peritos policiales terminaron cerca de las 16:00. La zona quedó delimitada con una cinta de seguridad.

”Se clausuraron el resto de los balcones hasta que el municipio realice mañana una inspección”, afirmó Hugo Piriz, jefe de los Bomberos Voluntarios en diálogo con medios locales.

Tal parece que fue un "efecto dominó" lo que generó la caída múltiple: el balcón de mayor altura, a 6 metros, cayó sobre los otros, desencadenando el derrumbe. Entre los escombros podían verse los restos de un tender y de ropa, una imagen que generaba escalofríos entre quienes pasaban por el lugar y se detenían a mirar.