Argentina

Salta : hay 32 niños wichi internados por desnutrición

“La situación es desesperante y muy complicada, los casos de desnutrición que vimos en algunos chicos son profundas y cuando uno ve las letrinas o las condiciones en las que viven, entiende que hay muchísimo pendiente de resolver”, afirmó el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.
jueves, 13 de febrero de 2020 · 06:21

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, afirmó  que al menos 32 niños de comunidades wichi permanecían internados por desnutrición y otros 160 fueron registrados con muy bajo peso en distintos parajes del norte de Salta, zona en la que se desarrolla desde la semana pasada un operativo de asistencia coordinado por su cartera y el gobierno salteño.

El funcionario afirmó en declaraciones a radio Diez que “la situación en Salta es gravísima, básicamente el problema es el agua; los chicos toman agua contaminada que les ocasiona diarrea que los deshidrata y de ahí vienen la desnutrición y la malnutrición”.

“Estamos hablando de parajes muy alejados y en muchos casos la ambulancia está rota o a una gran distancia y así se dan las situaciones como las de estos chicos” agregó el funcionario, quien recorrió la zona la semana pasada

El ministro aseguró que “en lo inmediato ante la emergencia llevamos módulos de alimentos y agua, para eso contamos con la ayuda del Ejército que ha llevado camiones cisterna y agua potable; peé a Santa Victoria Este quedó un equipo del Ministerio de Desarrollo Social de ro la solución de fondo y en la que creemos que el Ejército va a ser muy importante, es en la perforación de nuevos pozos para que haya agua potable”.

“La construcción de nuevos pozos puede tener un costo importante pero hay que hacerlos sí o sí; en esa zona del otro lado de la frontera está Bolivia dónde con obras de infraestructura resolvieron el problema y nosotros tenemos que hacer lo mismo”, remarcó.

Arroyo consideró que “la situación es desesperante y muy complicada, los casos de desnutrición que vimos en algunos chicos son profundas y cuando uno ve las letrinas o las condiciones en las que viven, entiende que hay muchísimo pendiente de resolver”.

Más de