Nacionales | Argentina | Coronavirus | justicia

La justicia rechazó el pedido de devolverle la camioneta al "chico surfer"

El joven argentino fue protagonista de una situación que generó malestar en todo el país tras ingresar de Brasil sin ningún control e incumplir con la cuarentena. Hoy le retirarán la custodia policial afuera de su casa.

La Justicia rechazó devolverle la camioneta al surfe r que hace dos semanas fue demorado en la autopista Panamericana cuando volvía de Brasil y se fugó de su casa a la localidad balnearia de Ostende, y hoy, al cumplir 14 días de cuarentena, se le levantará la custodia policial permanente afuera de su domicilio, pero se seguirá controlando que no viole el aislamiento.

La medida fue adoptada por el juez federal 2 de San Isidro, Lino Mirabelli, quien desechó un planteo que había formulado la defensa del imputado Federico Llamas (27) con la intención de recuperar la camioneta Ford Explorer, modelo 1995, que le secuestraron.

El juez estuvo de acuerdo con el fiscal federal de San Isidro Federico Iuspa, quien en un dictamen había opinado que el secuestro de la 4x4 y el embargo preventivo de 500.000 pesos dispuesto sobre los bienes de Llamas “no eran excluyentes uno del otro” por “el importante perjuicio que las acciones del imputado pueden llegar a generar o pudieron haber generado”.

El abogado que representaba a Llamas, Roberto Herrera, apeló la resolución del magistrado, aunque su cliente ahora cambió de defensor, según confiaron las fuentes.

Los voceros indicaron que no bien se levanten la feria judicial y el aislamiento obligatorio, Mirabelli fijará la fecha para indagar a Llamas por la infracción de los artículos 205 y 239 del Código Penal, es decir, por incumplimiento de normas tendientes a evitar la propagación de epidemias y por desobediencia.

Toda la polémica en torno al surfer, a quien el propio presidente Alberto Fernández calificó como un "idiota" por su inconducta, se inició el 24 de marzo por la tarde cuando fue demorado en la autopista Panamericana, a la altura de Martínez, porque circulaba en una camioneta con tablas de surf en el techo.

El joven le explicó a los efectivos de la Prefectura Naval que se había ido de vacaciones a Brasil el 8 de marzo con su novia canadiense y que la noche anterior había cruzado manejando al país por la ciudad correntina de Paso de los Libres.

Durante el control, Llamas mantuvo un cruce de palabras con los prefectos y los periodistas que realizaban la cobertura.

Tras la consulta con el juzgado, se decidió escoltarlo hasta el domicilio que figuraba en su DNI, en el pasaje Fabre al 1100 del barrio porteño de Flores, para que allí realizara cuarentena obligatoria.

Pero, según quedó registrado en un video de una cámara de seguridad, apenas los móviles de la Prefectura se alejaron, Llamas arrancó la camioneta y se fue del sitio donde le habían ordenado pasar el aislamiento.

Tras verificar que no estaba en ese domicilio, el juez federal Mirabelli ordenó su captura y dispuso una serie de allanamientos, entre ellos la casa de su padre, en la localidad bonaerense Canning, por donde había pasado luego de fugarse.

Finalmente, comenzaron a viralizarse imágenes filmadas con teléfonos celulares de vecinos de Ostende y periodistas locales, que mostraban que el surfer se hallaba en una vivienda de su madre, en la calle Romero al 400 de esa localidad balnearia, donde lo ubicó la policía bonaerense y le notificó que quedaba bajo arresto domiciliario.

Fuente: Telám

Síganos en Google News