Buenos Aires

Cae grupo que ingresaba drogas a la cárcel a través de la lavandería en Buenos Aires

La organización le vendía estupefacientes a los internos de los penales de Batán y La Plata.
sábado, 16 de noviembre de 2019 · 12:59

La Justicia Federal marplatense desbarató una organización acusada de ingresar estupefacientes para su venta a internos de los penales de Batán y La Plata utilizando el servicio de lavandería de ambas cárceles y con la presunta connivencia de integrantes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Según consignaron la fiscal Laura Mazzaferri y el juez Santiago Inchausti, al menos desde 2008 y hasta abril de 2017 el principal acusado aprovechó su pasado como agente del SPB para firmar un convenio en el marco del Programa de Reinserción “Incluirse”.

La empresa utilizaba de manera exclusiva las instalaciones de los penales, por lo que no tuvo que realizar una inversión de capital propio y, al mismo tiempo, aprovechaba la mano de obra precaria brindada por los internos que lavaban la ropa blanca quirúrgica a clínicas y sanatorios privados de Mar del Plata y de La Plata.

Los estupefacientes ingresaban camuflados entre los montones de ropa que ingresaban al penal, que por cuestiones funcionales exigía hacerlo en rodados con bolsones. Según informó en su web el Ministerio Público Fiscal (MPF), por la gran cantidad de trabajo que desplegaba el área de lavadero, la firma comenzó a obtener alto rendimiento económico.

El principal acusado tuvo un rol clave: por haber trabajado en SPB entre 1990 y 2006, logró obtener, mediante contratación directa firmada por su madre, el beneficio de la explotación de las máquinas del área de lavandería de las Unidades X de Melchor Romero y XV de Batán y una vez posicionado en el lugar, organizar una sociedad delictiva.

Otra persona ejecutaría dentro de la cárcel de Batán las órdenes que el líder daba desde La Plata, encargándose incluso de gestionar los pagos de los reclusos.

Por otro lado, otro hombre ejecutaba de manera directa las órdenes pero en la cárcel de Melchor Romero, y habría sido también el contacto mediante el cual el SPB puso en conocimiento del líder de la banda que la firma de lavandería industrial estaba siendo investigada.