Desde El Vaticano pidieron perdón por los abusos en el Próvolo

Mientras analizan los casos y la expulsión de los sacerdotes
miércoles, 27 de noviembre de 2019 · 19:23

Hace dos días se conocieron las condenas ejemplares para los sacerdotes involucrados en los abusos del Instituto Próvolo, uno tendrá que cumplir 45 años de prisión y el otro deberá permanecer encerrado 42 años.

En tanto la Iglesia tiene su propia Justicia y deberán analizar cada caso, hubo mucha molestia en la comunidad por la decisión de realizar el protocolo y no dictaminar la expulsión. Tras esas repercusiones hoy desde el Vaticano se expresaron al respecto y pidieron perdón por los abusos cometidos en la Institución de sordos e hipoacúsicos.

El caso

Los sacerdotes Horacio Corbacho y Nicola Corradi fueron este lunes condenados a 45 y 42 años de prisión respectivamente, se los encontró culpables del abuso sexual de menores de edad en el Instituto Próvolo. Otro de los protagonistas de los abusos fue el jardinero Armando Gómez que recibió 18 años de prisión.

Horacio Corbacho tiene 59 años,  el italiano Nicola Corradi 83 años y Armando Gómez 57 años quedaron acusados de los abusos a sordomudos e Hipoacúsicos, los hechos sucedieron en la ciudad de La Plata y en Mendoza.

Al sacerdote Corbacho le imputaron por 16 casos, a Corradi se lo relaciona en 6 casos al igual que a Gómez. Las víctimas tenían entre 4 y 17 años de edad.

Hay un antecedente de condena en personal del Instituto Próvolo, tal fue el caso del monaguillo Jorge Bordón sentenciado a 10 años de prisión, el hombre fue hallado culpable de 11 abusos.

Después de tres años de investigación en referencia a los hechos que conmocionó a la opinión pública argentina, la justicia dio a conocer la condena a los curas  Nicola Corradi (83) y Horacio Corbacho (59) y al jardinero Armando Gómez (51). La acusación es de "abusos sexuales con acceso carnal agravado por la guarda y la convivencia preexistente con menores contra niños hipoacúsicos".

Los hechos sucedieron en el Instituto Próvolo, en la localidad de Lujan de Cuyo, y fueron denunciados formalmente por la diputada radical Daniela García, quien fuera una de las primeras en escuchar las denuncias de las víctimas.

En referencia a la sentencia esperada, la política manifestó que "no me siento protagonista, los protagonistas son ellos". Además, aclaró que "el mundo está pendiente de lo que pasa en Mendoza. Creo que se va a hacer justicia, se ha comprobado todo y por eso se ha pedido una condena ejemplificadora".

Por su parte, la semana pasada había resaltado que la fiscalía pidió una pena de 45 años para los sacerdotes y la querella una pena de 50 años. Por otra parte, la defensora oficial Alicia Arlotta, solicitó la nulidad de la causa por violarse el derecho de "legítima defensa".

Con respecto a la condena, la diputada aseguró que "no hay justicia que repare el daño que le hicieron a estos jóvenes y niños. La justicia es reparadora sobre una gran parte porque si no todo sería mucho peor, pero el daño ya está hecho para toda la vida". 

Además, el procurador de la corte mendocina manifestó tener una "muy buena expectativa de un resultado condenatorio”. A la vez que declaró que “fuimos los primeros, aquí en Mendoza, que hemos sometido a juicio a sacerdotes de esta orden, que se sabía que venía de la ciudad de Verona (Italia) y que venía escondiéndose de un lado para otro”.

Finalmente hoy hallaron culpables a los condenados.

 

 

Más de