Bahía Blanca

Robó en una Estación de Servicio y le pidió un cigarrillo y un abrazo a la víctima

viernes, 10 de enero de 2020 · 18:29

Esta madrugada en una localidad de Bahía Blanca hubo un robo a mano armada y el delincuente pidió además de dinero un abrazo a su víctima para que termine todo bien.
El insólito hecho ocurrió en una estación de servicio de esa ciudad ubicada en calle Lainez y Provincias Unidas, hasta allí se llegó el ladrón caminando portando un arma de fuego y solicitó al playero identificado como Facundo Kippes que le diera la recaudación. El malhechor se alzó con $9000 pero antes de irse fumó un cigarrillo que le había pedido al trabajador de la estación y le pidió un abrazo para que quedara todo bien además le confesó que estaba duro. 
La justicia analiza las cámaras de seguridad para poder identificar al malviviente.

Otro Hecho Insólito

Le robaron $140 mil y después lo amenazaron con un celular que se le cayó al ladrón. El hecho ocurrió el martes cuando la víctima, identificado como Juan Carlos, había ido a depositar a la sucursal del Banco Galicia.

Un comerciante de Monte Grande, al que motochorros le robaron $140.000, terminó siendo amenazado por maleantes a través del celular que se le había caído a uno de ellos durante el robo.

El hecho ocurrió el martes cuando la víctima, identificado como Juan Carlos, había ido a depositar a la sucursal del Banco Galicia una suma de dinero.

Mientras estaba haciendo la fila, un supuesto cliente ingresó con una mochila, tras lo cual éste le preguntó si ahí era para realizar depósitos y se quedó detrás suyo.

Según explicó, como había un problema con los cajeros hizo un depósito chico, por lo que regresó a su casa, situada a unas diez cuadras del banco, en Sábato al 1300. Al llegar a su casa, el hombre tocó bocina para que le abrieran el portón y tras ingresar aparecieron cuatro delincuentes en dos motos. "Cierro y escuchó que frenan dos motos y empiezan a patear el portón hasta que lograron entrar, le digo a mi mujer que se encierre y llamé al 911", relató Juan Carlos, quien añadió: "Corro para el fondo donde está la piscina y me agarran, me amenazan con armas y les entrego la plata para que se vayan".

En esa situación, uno de los delincuentes no se percató de que se le cayó su teléfono celular y su billetera, por lo que huyó junto a sus tres cómplices. "Ese mismo día me llaman a ese teléfono y me dieron datos precisos de que iban a venir a buscarme si hacía algo", aseguró el comerciante.

De acuerdo a su testimonio, los integrantes de la banda "tenían arriba de 40 años" y "estaban muy bien preparados".

En tanto, Juan Carlos se quejó porque la UFI N° 1 Descentralizada en Esteban Echeverría hasta ahora no había ido "a buscar las cámaras" de seguridad que captaron el hecho.

Más de