Argentina

Parricidio Neuquén: los hermanos acusados de decapitar a su padre tendrán prisión preventiva domiciliaria

Debido a la violencia intrafamiliar, la jueza de garantías Leticia Lorenzo determinó que los hermanos cumplirán la prisión domiciliaria en la casa de una vecina.
miércoles, 29 de enero de 2020 · 23:56

Fernando y Matías Jara, los hermanos parricidas de Neuquén cumplirán prisión preventiva domiciliaria. Esa fue la decisión de Leticia Lorenzo, la jueza de garantía a cargo del caso. La magistrada se basó en el hecho que los jóvenes estarían alejados del lugar de los hechos en la casa de una vecina que los conoce “de toda la vida”, por lo que el peligro se encontraría neutralizado. La medida será por dos meses en tanto se realiza la sentencia definitiva.

Si bien el lunes pasado los fiscales de la causa habían pedido prisión preventiva para los hermanos de 20 y 27 años, puesto que de otra forma la investigación se vería entorpecida, este miércoles Lorenzo dictó prisión domiciliaria. Sin embargo, los parricidas acusados de coatores de homicidio agravado por el vínculo no podrán abandonar la vivienda ni hablar con los testigos. También se dictaminó que la fiscalía podrá mandar rondas policiales en cualquier momento para verificar que los imputados cumplan con la medida.

Fernando y Matías Jara asesinaron a su padre el domingo por la mañana al grito de “Yo voy en cana pero vos no volves a golpear a mi mamá nunca más”, luego de que este llegara borracho y amenazara con matarlos como lo hizo siempre. Una vez muerto, debido a los múltiples golpes en la cabeza con un fierro, un golpe con una piedra y las cuatro puñaladas, Fernando, el mayor decapitó a su padre y se tomó una selfie y se la envío a un amigo.

Previo a este episodio, la policía había llegado algunas horas antes, puesto que la madre de los chicos lo denunció por amenaza de muerte, no obstante estos no hicieron nada y sólo le indicaron a la mujer que debía hacer la denuncia en la comisaria. Según Diego Jara, otro de los hermanos, su padre, Orlando de 51 años, les pegaba constantemente a ellos y a su madre, los despertaba con golpes.   

Más de