Policiales | femicidio | amigas | asesinato

Femicidio en country: amigas de Silvia Saravia dan detalles

El femicidio de Silvia Saravia en el barrio cerrado Martindale sigue conmocionando a toda la sociedad

El femicidio del que fue víctima Silvia Saravia conmocionó a toda la sociedad, la violencia de género cunde en todas las clases sociales. El fin se semana el empresario Jorge Neuss mató a su esposa.

Silvia Saravia era una mujer de perfil bajo y fueron sus propias amigas las encargadas de dar detalles de quien en vida era una "madraza" y "sufrida" aunque "reservada".

Gabriela Rangel, directora del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires escribió una carta y destacó "Uno de los aspectos más ominosos de este asesinato, además de su brutalidad, ha sido el tratamiento informativo que se ha dado a la noticia: la centralidad ubicua que el asesino ocupa dentro del relato y el desdén que se ha mostrado por la vida de la víctima, descrita como un apéndice mudo, adosado a la biografía de un acaudalado marido".

La víctima de femicidio hacía deportes, le gustaba salir a caminar y jugar al golf confesó Ángela Goetz "Silvia era una madraza, lo último que hubiera hecho ante la enfermedad de un hijo habría sido quitarse la vida: ella hubiera movido cielo y tierra para salvarlo. Con Silvia éramos seis. Teníamos un grupo de chat y nos juntábamos siempre a jugar. No era una gran golfista, pero nos divertíamos. Este año estuvimos más unidas que nunca por la cuarentena, porque todas nos mudamos al country. Primero salíamos a caminar y, cuando se pudo jugar, fuimos las primeras en reservar cancha. Jugábamos los lunes, los miércoles y los viernes".

"Ahora nos preguntamos con las chicas si la hubiéramos podido ayudar en algo. Pero si tenía algún problema, Silvia se lo guardó. Para algunas cosas era muy hermética. Nos contaba lo lindo y el resto se lo reservaba. Por ejemplo: tuvo Covid y no vino esos días a jugar, pero no dijo nada, nos enteramos después. Jamás nos dijo si tenía problemas con Jorge. Alguna cosita, pero nada que diera indicios claros de que tuviera un problema serio" agregó Ángela ante la sorpresa del asesinato.

Otra de las personas de su círculo íntimo que compartía la pasión por el arte de Saravia señaló "Ella era sufrida. No me dijo que se quería divorciar, pero últimamente no estaba bien. Ella lo justificaba a él, por eso que se llama síndrome de Estocolmo. Era presa de los convencionalismos sociales".

Por último una vecina que no formaba parte de su círculo íntimo detalló a crónica "Neuss la trataba mal públicamente. La menospreciaba frente a todos, incluso le gritaba en el club. Pero nadie habla. Las mucamas de al lado, que son amigas de las mucamas de Silvia, contaron que Neuss varias veces la agarró por el cuello y tuvieron que llamar al hijo. Es una desgracia", comentó la mujer. "Me impresiona cómo en los avisos fúnebres ella sigue siendo de Neuss. El hombre le quita la vida, pero ella debe seguir perteneciendo al homicida".

FUENTE: crónica
Síganos en Google News