Santa Fe

Fútbol fatal: iba a jugar con amigos, lo confundieron y lo mataron a tiros

El juez Octavio Silva dictó prisión preventiva para los coautores del ataque a Jonatan Bogarín, ocurrido el pasado 23 de enero en la ciudad de Santa Fe.
martes, 04 de febrero de 2020 · 00:09

Las dos personas imputadas como autores del crimen de Jonatan Bogarín quedaron en prisión preventiva este mediodía. El juez Octavio Silva avaló la pretensión de la fiscal de homicidios Ana Laura Gioria en la audiencia celebrada en la sala 7 del subsuelo de tribunales.

José Mohamad, el defensor particular de Mariana Fernanda O. y Nicolás Gabriel U. había solicitado medidas alternativas a la prisión y cuestionó los testimonios que involucran a los imputados con el hecho.

Gioria repasó los testimonios que permitieron reconstruir lo ocurrido la noche del 23 de enero, cerca de las diez de la noche en la zona de Ricardo Aldao y Juan Díaz de Solís.

Jonatan y un grupo de amigos estaban en la esquina, esperando que los pasen a buscar para ir a jugar a la pelota, cuando dos personas a bordo de una motocicleta dispararon contra el grupo. Los amigos de Jonatan lograron tirarse al piso o salir corriendo, “pero Jonatan quedó sentadito”, dijo uno de sus amigos, y recibió dos disparos que le ocasionaron lesiones fatales en el corazón, el hígado y el pulmón.

Luego de atacar al grupo de jóvenes, Marianita, quien conducía la moto, le dijo a su novio Nicolás: “mirá, ahí hay dos más”, y éste efectuó tres disparos contra un hombre que logró agacharse y preservar su vida. Por último, doblaron la esquina y algunos testigos refieren que se escucharon dos disparos más.

Los primeros testimonios fueron colectados en la zona por personal de la seccional 10ma., y varios de los presentes sindicaban a Marianita y Nicolás como quienes iban a bordo de la moto blanca que atacó a los presentes. Varios de ellos lograron describir cómo estaban vestidos y qué hizo cada uno: la mujer conducía mientras el hombre efectuaba los disparos con una pistola 9 mm.

Según estos testigos, un hombre había agredido ese mismo día a la imputada con un ladrillo, y entienden que Jonatan fue confundido por esta persona. “Él no tenía problemas con nadie, vivía con nosotros, había vendido la moto para ponerse una pollería en casa”, declaró el papá ante los investigadores.

En tanto, la mamá aportó lo referido por los vecinos, sobre el lugar donde estarían “aguantando” a los atacantes de su hijo, y aportó un domicilio en Las Flores II. Allí se concretó un allanamiento que, si bien tuvo resultados negativos, a las pocas horas Mariana y Nicolás se presentaron a las autoridades.