México

Desde México, Alberto Fernández reivindicó los gobiernos progresistas de América Latina

En el marco de la gira que lleva a cabo en el país azteca, el presidente electo soltó declaraciones en defensa de Lula da Silva y el resto de los presidentes de corte progresista.
miércoles, 06 de noviembre de 2019 · 07:57

En un proceso de retroceso de los gobiernos progresistas, catalogados como "populistas" por sus detractores, la victoria de Alberto Fernández, con parte del kirchnerismo en el frente ganador, genera especulaciones sobre el regreso de políticas que fueron la marca de la primera década del siglo XXI. 

Desde la caída del presidente Lugo en Paraguay, por vía de un golpe institucional, hasta la salida democrática de Rafael Correa en Ecuador, luego preso de la "traición" de su ladero, hay en el medio varios acontecimientos que marcan la retirada de toda una forma de ver y hacer política. 

Al impeachment a Dilma Rousseff en Brasil, la derrota electoral del kirchnerismo en Argentina y la judicialización de varios funcionarios, el final del gobierno de Ollanta Humala en Perú, se le suma la prisión a Lula da Silva y la situación riesgosa de Evo Morales en Bolivia. 

Es, en este marco, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador es quien parece abrir la puerta a la reconstrucción de lo que anteriormente se consideraba la "Patria grande" de los gobiernos progresistas. Y fue desde allí, desde el antiguo Colegio San Idelfonso en la Ciudad de México, que el presidente electo de la Argentina se refirió al proceso antes descrito.

“Hoy recordaba con Rafael (Correa) sobre esa década progresista que tuvo América Latina, con Lula en Brasil, Evo en Bolivia, Correa en Ecuador, Bachelet en Chile, Néstor y Cristina en Argentina”, declaró. Y agregó que “en ese tiempo, toda América Latina entró en un ritmo de progreso muy grande, todos los países crecieron, y la sociedad se igualó porque todos los gobiernos trabajaron para igualar a la sociedad”.

Posteriormente, Fernández se refirió a Lula da Silva, a quien ya había defendido incluso antes de la elección. Del ex presidente brasileño, declaró que está “tal vez preso porque consiguió lo que nadie había conseguido en Brasil: que más de la mitad de los brasileños son parte de la clase media”. Además, agregó que “hasta entonces predominaba la pobreza y un sector chiquito concentraba la pobreza”, mientras continuó con la vinculación del resto de los presidentes. “Tal vez eso no le perdonaron a Lula, pero eso pasó en todo el continente, en Argentina, Paraguay y Bolivia. ¿Qué es lo que no le perdonan a Evo Morales? ¿que da más oportunidades a todos los bolivianos?”.

Por otra parte, el nuevo mandatario defendió a los presidentes de la ola progresista denunciando el llamado, Lawfare (guerra judicial). Aunque sin nombrarla de esa manera, aseguró que los políticos de esos gobiernos son perseguidos injustamente por parte del poder judicial.

“los tres más afectados fueron Rafael Correa y su vicepresidente, Lula y Cristina Kirchner, todos víctimas de un sistema judicial que articularon para perseguir a los políticos”. “Correa está exiliado, y Lula está preso, pero contra Cristina no pudieron avanzar porque las pruebas son inexistentes y porque el pueblo la eligió y le dio fueros. Con cristina no pudieron”, sentenció.