Educación

Nuevo Gobierno: Nicolás Trotta a Educación y reapertura de paritaria nacional docente

El acercamiento del presidente electo a los sindicatos docentes nacionales establece un nuevo paradigma en la relación que tendrá el próximo gobierno con el sector.
domingo, 01 de diciembre de 2019 · 13:24

En medio de una danza de nombres que se barajan para ocupar diferentes cargos ministeriales a partir del diez de diciembre, incluso algunos que primero fueron confirmados y luego desmentidos, no es la excepción el ministerio de educación.

Después de que se nombrara como posible ministro a Daniel Filmus, a la actual secretaria de políticas educativas de La Matanza, Silvina Gvirtz y al rector de la Universidad de Hurlingham, Jaime Perczyk, entre otros, parece que el nombre de Nicolás Trotta pica en punta para ocupar la cartera.

El hombre de confianza de Fernández que formó parte de su equipo técnico de campaña y que cobró más relevancia en estos últimos días con su presencia en algunos medios de comunicación, es quien se perfila para afrontar una nueva era entre el Estado Nacional y el ámbito educativo.

Es que Fernández ya había anunciado que, como una de sus primeras medidas para el sector, restablecería la paritaria nacional eliminada por decreto por el gobierno de Macri. El gobierno saliente había argumentado que los salarios tenían que discutirse en el ámbito provincial, ya que las provincias son las que abonan el pago de sueldos a docentes.

Sin embargo, como venía ocurriendo durante los gobiernos kirchneristas, las paritarias nacionales establecían un marco de mínima para esa negociación provincial. Así, el presidente electo se comprometió a volver a abrir esas discusiones bajo el ámbito nacional.

Por otra parte, la cantidad de fondos destinados a políticas educativas también será una de las marcas del gobierno entrante, según manifiestan desde el próximo oficialismo. Es que, por ley, el Estado nacional debe destinar el 6% del PBI a Educación y, en los años del macrismo, este porcentaje se redujo.

De esta manera, se prevé ampliar nuevamente las funciones de la escuela para poder brindar un espacio de contención a una creciente afluencia de menores en estado de pobreza y de vulnerabilidad social.

Al parecer, el nuevo gobierno se plantea el desafío de aumentar las jornadas ampliadas para poder dar cobijo a toda una franja social de bajos recursos y, para eso, busca tener una buena relación con las centrales de trabajadores de la educación.