Chubut

Corrupción en Chubut: El Embrujo sigue abriendo puntas

La primer semana se cerró ayer con siete testimonios que ofrecieron datos, pistas y certezas
viernes, 23 de agosto de 2019 · 11:10

La primer semana del  juicio oral y público por la causa El Embrujo, en la que se investigan la defraudación contra el Estado,   se cerró ayer con siete testimonios que ofrecieron datos, pistas y certezas sobre el accionar de la asociación ilícita,  que los fiscales sostienen que creó y condujo Diego Correa. El debate se retomará el martes.

En la jornada de ayer del juicio por la causa El Embrujo se escucharon siete testimonios, entre ellos el de Pablo Diporsano, que era chofer en casa del Chubut en la Capital Federal y por videoconferencia declaró sobre los intentos que se realizaron, desde el grupo de imputados, para deshacerse de la Hiunday H1.
También declaró el  escribano Maximiliano González Lloyd, que estuvo relacionado con  Diego Luters por la compra de un terreno en Rawson por un valor de 250.000 pesos que finalmente se escrituró a nombre de Mezeta Consulting, el ex secretario privado y jefe de prensa de la intendente Roxana Artero de Rawson, Gerardo Tardugno, y dos albañiles que tuvieron a cargo la construcción de la pileta de natación en una de las casas de Correa.
INTIMIDACIONES 
En otra de las jornadas se escuchó el testimonio de Alexis Gabra, que al comenzar a trabajar en la Unidad Gobernador, cuyo responsable era Diego Correa, le vendió a Diego Luters su empresa SEPAT SRL. El ex empleado bancario dijo que en algunas oportunidades se sintió “intimidado” por sus superiores para la firma en especial de expedientes puntuales. 
En concreto se refirió a las presiones que recibía de Luters para elevar expedientes vinculados con la necesidad de determinados contrataciones para reparar las viviendas oficiales. “El trato en el día a día cambiaba. Sentí que si no firmaba me quedaba sin trabajo”, dijo al Tribunal del Juicio. 
“Todos los empleados vivíamos bajo esa amenaza. Nos iban a echar y lo escuché de boca de Diego Correa desde una oficina continua”, detalló ante una pregunta puntual del querellante Eduardo Hualpa. “Luters no se negaba a cumplir las tareas que pedía Correa, pero si nosotros nos negábamos, podíamos perder el trabajo”, agregó.      
Otro testimonio fue el de Andrés López, que contó que para trabajar en casa de Gobierno “tuve cinco años realizando tareas de militancia para Mario Das Neves. A Chito Alarcón le dije que necesitaba trabajo porque me cagué de frío militando. A Luters le agradezco porque me dio el trabajo”, indicó. 
López trabajaba en la Unidad Gobernador en tareas de mantenimiento desde hace tres años. Por orden de Luters, realizó tareas de pintura en la casa particular de Diego Correa en Playa Unión. Dijo que le advirtió a Luters que no correspondía  trabajar en una casa particular. “Como te pusimos te sacamos, me dijo Luters y yo con una nena de tres meses, tuve miedo de quedarme sin trabajo. Lo tomé como una amenaza”, dijo. Agregó que “nos pagaron con horas extras mediante el cajero automático”.       
TERRENOS EN LA CORDILLERA
En el segundo día del juicio declararon testigos que dieron cuenta del interés de los imputados por comprar terrenos en la cordillera chubutense y Playa Unión, además de aspectos vinculados con la casa en construcción de Diego Corre aledaña a tres dúplex, en esa  villa balnearia.   
Nicolás Scandizzo empleado de la Municipalidad de El Bolsón dijo que tenía en venta lotes y que los imputados en nombre de la empresa Dual Core realizaron una oferta para adquirirlos. Se trata de seis lotes que sin servicios fueron vendidos en 60.000 pesos, no obstante el ofrecimiento de los interesados en comprar toda la chacra donde se hallaban los terrenos. No dio muchas precisiones sobre el comprador y que todo se realizó a través de una escribanía. “Era una mujer que se llamaba Daniela Souza”, indicó.
También declaró Claudia Zafaroni con domicilio en la ciudad de Esquel.  Se declaró amiga de Diego Correa que le propuso entre los años 2013 y 2014 comprar un terreno en Lago Puelo. “Finalmente no se concretó nada a pesar de que el precio era muy económico. Pero lejos del pueblo, en la zona de Las Golondrinas no daba para poner un instituto de cosmetología como yo pretendía”, indicó.
Otro que declaró fue Sergio Ríos, amigo de Diego Correa desde hace unos diez años. Viajó especialmente desde Avellaneda para testimoniar en el juicio. Dijo que en el año 2010 estuvo interesado en comprar un terreno a instancias de Correa, en Playa Unión. Agregó que las gestiones las realizó Correa y que acordaron que le conceda un poder al imputado Jorge Godoy para la realización de los trámites de compra de tres terrenos por un valor de 208.000 pesos. 
La cesión de derechos de los terrenos a Correa los hizo por cuestiones matrimoniales. “Diego, con esto no puedo seguir porque me está trayendo muchos problemas”, indicó que le dijo al imputado. Se trata de los terrenos donde Correa luego construyó su casa y tres departamentos. “No tengo ni idea porque a la compra de los terrenos no la realizó directamente Correa. En principio me pareció un lindo lugar para realizar una inversión y construir allí unas cabañitas”, expresó. 
En el documento de cesión de derechos exhibido en la audiencia, aparece el nombre de Alfredo Di Filippo en carácter de secretario de gobierno de la Municipalidad de Rawson, ya que se trataba de terrenos municipales que fueron vendidos de manera directa, tal como se expresó de la lectura de la documental exhibida en la audiencia.    
LA PARRILLA A LO MESSI
En otra jornada declaró Diego Fernández, un arquitecto que fue contratado para la ejecución de una costosa parrilla en esa casa que Correa se estaba haciendo en Playa Unión. Se trata de una parrilla especialmente diseñada, que demandó un mes y medio de trabajo. 
“Era una parrilla con muchos requisitos por lo que había que estar permanentemente con los constructores. No era una parrilla estándar, era de las más lujosas que vino especialmente desde Buenos Aires. Era de tres metros de frente de acero inoxidable. El que me llamó fue Luters. Godoy era el director de la obra. Me pagaron la mitad solamente. Seis mil pesos en efectivo de un total de doce mil que les había presupuestado por mis honorarios”, dijo el testigo.
Luciana Cavallaro es profesora de patín en Trelew. Con su ex marido eran propietarios de la empresa Dual Core, creada con el objetivo de armar una empresa constructora que nunca funcionó como tal. Dijo que en el 2013 se divorció de su marido y pusieron en venta la empresa. Expresó que “el interesado en comprarla fue Diego Correa pero a él nunca lo vi. Me estaba divorciando, me desvinculé de la empresa y ya está. Luego leyendo el Boletín Oficial, me di cuenta que los compradores habían sido Natalia Mc Leod y Daniela Souza”.
EN EFECTIVO Y ADVERTIDOS
El investigador de la Unidad Anticorrupción, Mario Nahuelcheo, realizó tareas operativas acerca del movimiento de los imputados que culminaron en detenciones y el desbaratamiento de una presunta asociación ilícita que hoy tiene  a 12 personas sentadas en el banquillo de los acusados. 
En su testimonio, Nahuelcheo dio cuenta de los movimientos de los integrantes de la asociación ilícita que se investiga, los vehículos que utilizaban, los domicilios particulares que utilizaban como sede de las empresas que habían creado, todo en el marco de la tarea de campo de la investigación que coordinaban los fiscales generales Omar Rodríguez y Alex Williams.
El testigo ratificó las acciones descriptas en la segunda jornada del juicio por parte de Juan Carlos Núñez y ante una pregunta puntual del querellante Eduardo Hualpa, manifestó haberse “sorprendido” cuando los imputados se percataron que tenían sus teléfonos intervenidos al punto tal de conocer los nombres y documentos de los investigadores y que además “apuntaban” al procurador general Jorge L. Miquelarena.  
Juan “pichón” Moreira, el propietario del corralón VS Materiales con sede en la ciudad de Trelew, relató  las ventas de materiales de la construcción que le realizó a Diego Correa para la edificación de su casa en Playa Unión  y los tres dúplex en el terreno lindante, a través de las empresas Dual Core y Sepat. “Para nosotros era una cuenta corriente normal de cualquier persona que construye una vivienda”, dijo Moreira. En el juicio reconoció la documentación de su empresa que acredita las cuentas corrientes que lo vinculan con Correa en carácter de cliente.
Los dichos de Moreira fueron ratificados por Laura Díaz, empleada administrativa de VS Materiales que tenía contacto directo con el imputado Diego Correa que pagaba el retiro de materiales “en dinero en efectivo que traía en una mochila y si el monto era importante, con el dinero envasado al vacío. Muy pocas veces pagaba con cheques”, indicó. “Del año 2014 al momento del pedido de la fiscalía que pidió el movimiento de dinero, fueron aproximadamente 1.800.000 pesos”, destacó. Según la testigo también los pagos que se cancelaban eran por las empresas Dual Core y en algunos casos en nombre del ex gobernador Mario Das Neves al que –indicó- “nunca vi”. Ante preguntas de los defensores, la testigo dijo que “el pago en efectivo por montos importantes es normal”.
Valdomiro Beltrán un albañil domiciliado en Rawson que fue contratado para la construcción de la casa y los dúplex que construyó Diego Correa en Playa Unión, bajo la supervisión del maestro mayor de obras ahora imputado, Jorge Godoy, dijo que los materiales eran provistos por la empresa VS Materiales de Trelew, además de las relaciones que tenía con “Tato” Ramón y con Diego Correa al que le presenté “el presupuesto de los costos de la construcción de la  casa”.
Beltrán fue citado por los fiscales en febrero del año 2018. Esta convocatorio de la Justicia se la comentó a Correa por lo que días después se realizó una reunión. Fue en la casa de Godoy en donde además, en presencia de Luters, le anunciaron la suspensión de las obras  “porque nos están investigando, pero por lo que te debemos no te preocupes”, le dijeron. Un mes después se producirían las detenciones, los allanamientos y los secuestros de documentación, vehículos, pesos, dólares y euros.  
El martes prosigue la audiencia con más testimonios en una causa en la que los abogados defensores van haciendo su tarea pero que, por los relatos, la situación de los imputados queda seriamente comprometida.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia